¿Me saldrá muy caro ser vegano?

precio vegano

¿Será complicado encontrar productos veganos? Ohh… por dónde empiezo!!

No te sientas perdido, todo es cuestión de práctica, nadie nació enseñado y menos en lo que a la alimentación se refiere, eso no nos lo enseñan en el colegio.

Últimamente lo he escuchado varias veces, “si mis padres me hubieran enseñado a comer ahora no tendría tantos problemas para adelgazar”, pues sí, es realmente importante tomar unos hábitos alimenticios desde que nacemos, desde niños hay que ir aprendiendo qué es lo que nos aportan los alimentos y sobretodo hay que aprender a rechazar los alimentos que no nos aportan ningún beneficio, que los hay y muchos.

Somos víctimas del marketing de las grandes empresas de la alimentación. Por esto hay que tener clara cual es nuestra posición y qué alimentos nos interesan y qué alimentos no, independientemente de lo que nos intenten meter por los ojos.

Ser vegano lleva un aprendizaje, no es difícil, es solo cambiar la mentalidad y los hábitos.

Te propongo un listado de alimentos básicos para tener en casa normalmente, a partir de aquí hay un sinfín de productos  específicos que puedes comprar, pero para empezar hay que conocer los más comunes y de fácil acceso, productos que encontrarás en cualquier supermercado de tu barrio, ya sea Mercadona o Carrefour.

Lo primero que tenemos que dejar de pensar es que la comida vegana es cara, hay que librarse de esa forma de pensar, si te fijas, las legumbres no son nada caras y son la base de muchas recetas, hace años era impensable comerte una ensalada de lentejas, pero a día de hoy hay un montón de recetas con lentejas, ensaladas, hamburguesas, los guisos de siempre pero sin ese choricito (carita de pena)…

¿Vamos entonces con la lista?
  • Arroz: yo compro paquetes de un Kilo, me gusta tener ambos, blanco e integral, depende para qué cosas uso uno u otro.

arroz

  • Harina de garbanzo: muchas gente no la conoce, pero hazme caso, es fantástica. A parte de valer para rebozar, como espesante en los guisos, para hacere falafel (croquetas de garbanzo típicas de la India cada vez más comunes en España), tortitas crujientes e incluso para hacer bizcochos, que quedarán tipo brawnie, buenísimos.
  • Legumbres: aquí hay una fuente muy importante de proteínas ¿verdad? Para no aburrirnos podemos comprar varios tipos:
      • Garbanzos: son muy versátiles, puedes hacer hummus, falafel, mayonesa, aperitivos, tortilla falsa… su consumo habitual disminuye el colesterol, los triglicéridos, algunos tipos de cáncer y promueve la salud cardiovascular. ¿Qué más se puede pedir?

garbanzos

      • Lentejas: son también super versátiles, para hacer albóndigas, boloñesa. Contienen un 23,5% de proteínas, más que la judía o el garbanzo. Pero las proteínas de la lenteja son pobres en metionina y cistina, lo que limita su aprovechamiento por el organismo, para ayudar a su asimilación se recomienda comerlas con arroz.

      • Fréjoles negros: rico en proteína, calcio, hierro, un alimento que vale por site veces más que cualquier filete. No necesitamos cocinarlo todos los días, basta con hacerlo una vez a la semana y almacenarlo. Recuerde dejar por 8 horas a remojo para quitar los antinutrientes del alimento. Hay variedad de precios, así que elige el que más te convenga.

      • Guisantes: te recomiendo comprarlos frescos o en su defecto congelados, nada de comprar los de bote. Valen de comodín en la cocina, sobretodo cuando vas con prisas. Son una gran fuente de proteínas. Se pueden cocinar con arroz e incluso para hacer un pesto.

  • Macarrones: otra maravilla para los veganos. Todo el mundo los conoce, así que no me extiendo en explicar que hay mil y una formas de prepararlos, eso sí, recuerda que irán acompañados de verduras o por ejemplo de soja texturizada, están increíbles.
  • Salsa de tomate: Aprovecha la época en la que los tomates están más baratos, el verano, te costará trabajo elaborar una buena despensa, pero tendrás botes de tomate riquísimo y sin azúcares añadidos por mucho tiempo.
  • Leche de coco: Siempre tengo una o dos botellas almacenadas para elaborar platos con un toque de sabor diferente.
  • Galletas: ser vegano no quiere decir no comer galletas,  las hay que indican que no contienen nada de origen animal. Las Galletas Ritz Crackers, son ideales para canapés o comerse con queso vegano fundido.
  • Zumos: los zumos siempre son bienvenidos, pueden acompañar una merienda, o tomarlos a media mañana. Del zumo se comenta que no es tan saludable, el problema entre comillas, es la cantidad de azúcar que ingerimos en un vaso de zumo, me explico,  si tomamos un vaso de zumo, nos estamos bebiendo los azúcares de dos naranjas y estamos eliminando la fibra, si comemos la naranja, nos sacia antes por tener que masticar, y el azúcar es el correspondiente a una pieza de fruta, no de dos. Veremos todo esto en otro artículo con más detalles.
  • Pan: en la mayoría de las panaderías el pan-francés es vegano. Básicamente sólo lleva harina, agua, levadura y sal. Panecillos veganos, bagels, pan de sándwich, pan sin levadura, bollos, rolls, masa de pizza y baguettes pueden encontrarse en la mayoría de los supermercados.
  • Condimentos: hay mucha variedad de especias y muy baratas, con ellas podrás alegrar cualquier plato. ¿hay una infinidad de sabores! Pimentón, azafrán, curry, pimienta, comino, cilantro, orégano, perejil… para todos los gustos! Puedes elaborar un mismo plato, pero echarle diferentes especias y así cambiarlo por completo.

especias

Espero haberte ayudado, o al menos inspirado con estos alimentos básicos. No son caros y su aporte es esencial. Seguiremos viendo otros alimentos, hay un sinfín de ellos para hacerte tu vida vegana más fácil.

Siéntete libre para dejar tu comentario

avatar